CONSERVANTES: ¿Ángeles o demonios?

Google - cremas sin conservantes¿Cuántas veces hemos oído decir, o hemos leído “crema sin conservantes”? Bueno pues desde ya os digo que eso no puede ser, o es directamente mentira o es información, cuanto menos, incompleta. Todavía si dijera “sin conservantes de síntesis (o artificiales)” o incluso “con conservantes naturales”… Sin embargo, de un tiempo a esta parte, la mala prensa de algunos conservantes, producida, probablemente, por intereses comerciales de proveedores de materias primas (que ofrecen compuestos alternativos), de los departamentos de marketing de las marcas (por su afán de reaccionar lo más rápidamente posible y desvincular la imagen de su marca de todo aquello que haya sido puesto en duda), y de los medios de comunicación (que se hacen eco de cualquier resultado que cause sensacionalismo), ha hecho que la frase “sin conservantes” sea un poderoso argumento de venta.

Una crema sin conservantes duraría lo mismo que un filete de ternera guardado en el armario de nuestro cuarto de baño. Las cremas, al igual que la mayoría de otros productos cosméticos, están compuestas de sustancias activas y normalmente también tienen gran cantidad de agua. Hay seres muy chiquitines o microorganismos (bacterias, hongos, levaduras) que se alimentan de esas sustancias activas y el problema es que si no tuvieran conservantes, como nuestro filete, se “echarían a perder” en unos pocos días. En muchas ocasiones se puede ver a simple vista que un producto cosmético se ha puesto malo porque cambia de apariencia, de textura, de color o de olor. Sin embargo, en otras, estos cambios no son tan obvios, y entonces es cuando existe un riego real para la salud del consumidor. Por lo tanto, como los cosméticos no los podemos congelar, hervir o deshidratar, como hacemos con los alimentos frescos, los conservantes son, sí o sí, necesarios.

angel+demonioAhora bien, y aquí es donde empieza el conflicto, el conservante “ideal” no existe, o por lo menos todavía no se conoce. Los conservantes artificiales son bastante más eficaces que los naturales, ya que preservan el producto durante más tiempo y en condiciones ambientales más adversas. Pero por otro lado, también tienen mayor probabilidad de causar efectos secundarios no deseados: toxicidad (como alergias o irritaciones), contaminación medioambiental (ya que algunos no son biodegradables) o incluso pueden llegar a generar resistencias bacterianas.

Entonces, ¿cuáles son mejores? Esta es una pregunta con difícil contestación porque no es tan sencillo como blanco o negro, de hecho los fabricantes, por lo general, se ven obligados a usar una combinación de ellos (entre varios artificiales o varios naturales o ambos). Y la elección del “coctel” siempre debe perseguir que sea eficaz, estable y seguro, y se suele tener en cuenta:

  • La experiencia en la formula.
  • La naturaleza química de los ingredientes.
  • el método de fabricación.
  • Las propiedades del producto.
  • El tipo de envase.
  • Las condiciones en las que se va a aplicar.
  • Y el coste de fabricación.

Quizá, por tanto, lo mejor es que os demos algunas nociones para que seáis vosotras las que encontréis la respuesta.

¿Cuándo puede producirse la “contaminación” del producto?

Un producto pasa por diversas etapas y en todas ellas puede producirse una contaminación microbiana:

  • Las materias primas. Si son de origen sintético el grado de contaminación será mucho menor que si son de origen natural. El agua que se usa en la formulación, por ejemplo, suele ser la fuente más frecuente de contaminación, por eso es importante que se use agua destilada.
  • El medio ambiente. Los hongos y las esporas bacterianas son los microorganismos que están en el aire y para evitar que entren en contacto con el producto, se debe reducir al máximo las corrientes de aire.
  • El equipo de fabricación y envasado puede verse contaminado si no se lleva a cabo una limpieza eficiente y adecuada de los equipos y de las instalaciones.
  • El personal que manipula los productos tiene que tener una formación específica de higiene personal y debe seguir unas Normas de Correctas Fabricación.
  • Y por último, pero no por eso menos importante, el consumidor también puede favorecer la contaminación del producto dejando el envase destapado, añadiendo agua del grifo, usándolo en unas malas condiciones higiénicas, guardándolo en un lugar a elevadas temperatura y/o humedad, etc.

¡Cuidado con los productos naturales!

No seremos nosotros los que “criminalicemos” a este tipo de productos, ni mucho menos, pero sí que os damos ciertas pautas que debéis tener en cuenta, sobre todo, a la hora de usarlos y guardarlos. Lo primero, diremos que el hecho de que sean conservantes naturales, no significa que no puedan ser tóxicos para la piel. Puede pasar, igual que con las gramíneas o el polen, que haya personas a las que les den alergia y a otras no. Además, como ya hemos dicho anteriormente, los conservantes naturales no son tan eficaces como los artificiales, por tanto es todavía más importante seguir las siguientes recomendaciones en el uso y conservación de estos productos:

  • No tenerlos abiertos durante mucho tiempo.
  • Mantenerlos siempre en sus envases originales
  • Evitar usarlos después de su fecha de caducidad o de consumo preferente.
  • Guardarlos siempre en sitios alejados de focos de calor y de humedad, y evitar cambios de temperatura.
  • Aplicarlos siempre con las manos limpias y si se emplea algún objeto para facilitar su aplicación, lavarlo y secarlo bien antes de usarlo.
  • Y evitar compartirlos con otras personas.

También hay que tener en cuenta que los conservantes naturales más eficaces y con mejor tolerancia son, seguramente, los aceites esenciales pero tienen un precio muy elevado.

Rompiendo algunos “mitos”.

Este, porque no tiene Parabenos. Hay que tener cuidado con los nuevos conservantes que últimamente están apareciendo como sustitutivos, porque debemos de tener en cuenta que el riesgo de una reacción adversa es proporcional a la exposición. El que no se tenga conocimiento de dichas reacciones puede deberse tan solo a que el producto es nuevo, pero a medida que se usa por mayor número de gente o en mayor número de productos, las reacciones pueden empezar a aparecer. Esto ya ha pasado.

Cuanta menos concentración de conservantes, mejor. Falso, de hecho los conservantes eficaces (con una acción potente) a bajas dosis lo más probable es que sean poco “selectivos” en su acción. Por tanto hay más posibilidades de que “ataquen” tanto a los microorganismos como a las células humanas.

En los últimos años se ha incrementado el número de casos de reacciones alérgicas a ciertos conservantes. Cierto, pero también a los ácaros del polvo, al polen, a las aleaciones metálicas, al huevo, a los lácteos, etc. No dejéis que ciertos “titulares sensacionalistas” sean vuestra única fuente de información. Casi siempre la realidad tiene al menos 2 caras.

Bibliografía:

  • Conservación de cosméticos: Un equilibrio necesario”. Autores: Pilar Orús y Sonia Leranoz. Publicado en boletín de la Sociedad Española de Químicos Cosméticos (NCP nº 307).
  • Conservantes cosméticos”. Autora: Sonia Leranoz. Publicado en http://www.dfarmacia.com.
  • Cosmética natural ¿sin conservantes?”: Autor: José Manuel Fernández. Publicado en http://www.naturalsensia.es.
  • Conservantes en Cosmética natural”. Autor: Autor: José Manuel Fernández. Publicado en http://www.naturalsensia.es.
  • Conservar y cuidar los productos de Cosmética natural”. Autor: Autor: José Manuel Fernández. Publicado en http://www.naturalsensia.es.
Anuncios

Acerca de Trucosmetico.com

Tienda y asesoramiento online de productos para el cuidado de la piel: Cremas, aceites, serum, e higiene facial. La misión de Trucosmetico.com es acercar los productos que usan los profesionales de la DERMOCOSMÉTICA al consumidor final, asesorar en el tratamiento y aplicación, y ser un lugar de encuentro para plantear dudas, dar opiniones.

Publicado el 25 de febrero de 2013 en General y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: